GuidePedia

0

Frozen ha sido el mayor éxito de Disney hasta el momento, ganador de dos Óscar y batiendo todos los récords conocidos de taquillas en todo el mundo.

El propio Walt le tenía ya ganas al cuento más largo del ilustre Hans Christian Andersen: La Reina de las Nieves tenía que ser suyo. Se conservan incluso bocetos de los Nueve Viejos Maestros, los fundadores de la compañía.

Estaba claro que había que esperar al momento propicio para estrenar una película tan deseada. Por esperar casi 100 años, esta obra maestra cuenta con la última tecnología de la animación digital mezclada con las tradicionales líneas de los primeros clásicos Disney. Tan rompedora como podría haber sido una película en la que las protagonistas son dos mujeres que se salvan gracias al amor fraternal, sin necesidad de pomposos príncipes azules, Frozen se ha hecho con un ejército de pequeños seguidores que harían lo que fuera por tener a Elsa y Anna como invitadas para comer el domingo.

UNA PELÍCULA DE DISNEY MODERNA

Los directores, Chris Buck y Jennifer Lee, han sabido plasmar a una perfecta Reina de las Nieves, delicada niña condenada por una magia desconocida. Las pasiones primitivas de la protagonista, como el miedo, el odio y el dolor que sufre la pequeña Elsa, ante la impotencia que supone no conocer su propia naturaleza, dan lugar a una magnífica puesta en escena en la que la particular Reina de las Nieves de Disney se convierte en un personaje odiado y amado a partes iguales. El momento final, demostrando el amor como nunca había hecho esta fábrica de sueños infantiles y estereotipos, derrite los corazones de los pequeños y lucha contra un patriarcado tópico en el que Disney se había instalado cómodamente, por lo que también los mayores admiran esta transgresora película. Así, las dos hermanas de Arendelle nos enseñan, a nosotros y a nuestros niños, que amar no significa necesariamente buscar a un príncipe perfecto, sino que podemos amar a nuestra familia, que, al fin y al cabo, siempre va a formar parte de nosotros mismos. Una moraleja inspiradora que cambia radicalmente la visión que teníamos de Disney y su abuso de los retratos típicos de princesas indefensas que necesitan ser salvadas por un hombre de verdad.

UNA BANDA SONORA DE ÉXITO

Sin duda, la clave del filme es la espectacular banda sonora con la que nos sorprenden los personajes, interpretados por estrellas de Hollywood y Broadway en la versión original. La película, de hecho, se ha convertido en la estrella de los Óscar con Let it go, de Idina Menzel. El vídeo de la (ahora) mediática actriz de Broadway ha superado los 400 mil millones de visitas en YouTube, y sigue subiendo. Asimismo, se consigue realzar a los personajes secundarios sin caer en la pesadez, y Olaf se ha convertido en el muñeco de nieve favorito de los más pequeños (y también de los mayores) de la casa. Con su canción, In Summer, Josh Gad ha conseguido también batir récords de popularidad. La banda sonora, en su conjunto, se ha posicionado en lo más alto de las listas de ventas de Estados Unidos y del resto del mundo.

Por todas estas razones, era de esperar que la mayor productora de películas de animación anunciase una segunda parte de la historia de Anna y Elsa. Por ahora, la primera de la saga ha recaudado 1'3 mil millones de dólares en taquilla, 21 millones de euros sólo en España, ¿qué iba a impedir a los directores crear una secuela? Así, todo el elenco volverá a sorprendernos para continuar con el éxito desmesurado de la primera entrega de la particular Reina de las Nieves de Walt Disney. Frozen Fever es un cortometraje en el que se celebra el cumpleaños de Anna, que se proyectó el 13 de marzo como antesala de la última película de Disney, Cenicienta (que esta vez no es de animación), y que llegará a España a finales de este mismo mes. Los autores se quedaron con ganas de más, y no han dudado en anunciar que, encantados, harán un segundo largometraje que complete este cuento.

FROZEN: BATIENDO RÉCORDS DE RECAUDACIÓN

Pero no sólo es gracias a la película en sí que Disney ha batido récords de recaudación, y es que el merchandising de Frozen ha convertido a este largometraje en un gigante de las ventas. Muñecos, fiestas temáticas, disfraces y cientos de artículos de la película que vuelven locos a los niños (y un poco a los mayores). Pero, como buenos padres que hacen lo que sea por ver sonreír a sus niños, todos nos plegamos a sus peticiones y damos el visto bueno a todos aquellos artículos que nos parecen similares a las princesas de moda. DisneyLand París ya tiene a los personajes de Frozen correteando por sus calles, pero no siempre es posible viajar a tierras francesas para satisfacer los deseos de las princesas y príncipes de la casa. 

IR A LA MODA CON FROZEN

Por eso, cientos de tiendas españolas (tanto físicas como online) se han hecho con todo tipo de merchandising para inundar nuestras casas de Anna y Elsa. Mochilas, estuches, bolsos, agendas, libretas, bolígrafos... y así podemos seguir durante dos o tres párrafos más, y no acabaríamos con todos los productos diferentes que podemos encontrarnos del fenómeno mediático más importante del último año. ¿Sus protagonistas? Las dos hermanas favoritas del público y, sin duda, el entrañable Olaf. Tiendas como Viva el Cole tienen desde neceseres hasta “fiambreras” de aquellas en las que nuestras madres nos mandaban la merienda al colegio. Todo lo que podamos imaginarnos de Frozen y su universo. Gracias a estos productos, los niños irán más contentos al colegio, ahora que empiezan a ver las vacaciones de verano a la vuelta de la esquina y están deseando acabar con este (ya largo) año escolar.



Publicar un comentario

 
Top